Baja el IPC en noviembre

El Índice de Precios de Consumo (IPC) descendió un 0,1% en el mes pasado de noviembre respecto al mes de octubre, situándose la tasa interanual en el 2,9%, confirmándose así el dato de noviembre que sirve como referencia para actualizar las pensiones, aunque este año el Gobierno ha decidido suspender esta medida.

Varios factores han contribuido a este descenso, entre los cuales se encuentra el abaratamiento del precio de las gasolinas y el plan PIVE del Gobierno para activar el sector del automóvil. Así, tras cuatro meses de ascenso del IPC (en parte marcado por la subida del IVA a partir del día 1 de septiembre de este año que termina).

En concreto, los sectores que más han contribuido al descenso interanual del IPC han sido las comunicaciones, el ocio y la cultura, la vivienda y el transporte. Este último ha experimentado una variación anual de menos de tres puntos, lo cual es debido en parte al efecto del plan PIVE así como el descenso del precio de los carburantes y lubricantes.

Por otro lado, el ocio y la cultura descendió ocho décimas respecto al dato de octubre, situándose el IPC en el 1,2%. Las comunicaciones, por su parte, recortaron un punto su tasa anual, hasta situarse en el -2,7%. Finalmente, la tasa anual de la vivienda descendió tres décimas el pasado mes, hasta colocarse en el 5,8%.

Alemania se anota otro tanto

Alemania ha vuelto a anotarse otro tanto en sus negociaciones con la Unión Europea.

Tras más de 14 horas de negociación en la última reunión del año entre los ministros de Economía de los diferentes países de la Unión Europea han conseguido zanjar las condiciones legales sobre las que se establecerá el funcionamiento del supervisor bancario único, lo que supone un paso claro y firme para avanzar hacia una Europa realmente integrada financieramente, esto es, los resultados de esta reunión son el primer pilar de la Unión Bancaria.

En concreto, se han puesto las bases para poner en marcha el Supervisor Bancario Europeo, una nueva institución cuyas tareas de control serán tarea del Banco Central Europeo (BCE), y que estará plenamente operativo a partir de marzo del año 2014.

Desde que se iniciarion las negociaciones, ha habido dos frentes claramente diferenciados: por un lado, las tesis de Alemania, que imponía como condición para este nuevo organismo que el BCE sólo pudiera actuar directamente sobre los bancos con un tamaño mayor a los 30.000 millones de euros en activos.

A esta tesis se oponían algunos países, entre otros España y Francia. De este modo. De este modo, las pequeñas entidades financieras alemanas se escaparán del ámbito de supervisión del BCE y seguirán siendo controladas por el gobierno alemán mismo. Tras el resultado de esta reunión, volvemos a comprobar el peso importante que tiene el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, en el seno de la Unión Europea.

Constituido el banco malo

Hoy ha quedado constituida la sociedad de gestión de los activos tóxicos de la banca provenientes del mercado inmobiliario, la técnicamente conocida como Sareb, o comúnmente como el banco malo.

Inicialmente, las grandes entidades financieras (a excepción del BBVA, que aunque en un principio había decidido participar en el banco malo “por el bien del país”, según había indicado el presidente de la entidad, Francisco González, ha retirado a última hora su intención de contribuir a la Sareb) han aportado a esta sociedad 430 millones de euros.

En concreto, esta cantidad proviene de cinco inversores privados: el Banco Santander ha aportado 164 millones de euros, Caixabank, por su lado, 118 millones. El Banco Sabadell ha contribuido con 66 millones, seguido del Banco Popular con 57 millones. Finalmente, Kutxabank ha aportado 25 millones de euros.

Estos 430 millones de euros suponen tan sólo el 25% de las aportaciones totales al banco malo. Las otras tres cuartas partes se completarán mediante la compra de deuda subordinada en los próximos días. El FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria), el organismo que depende del Estado español, aportará, en principio, casi 400 millones de euros. Desde el ministerio de Economía y Competitividad se ha insistido en que antes de que se acabe el año se ampliará nuevamente el capital y se permitirá la entrada de otras entidades financieras y otros inversores privados o accionistas a la Sareb.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *